El manspreading o el despatarre ideológico

iglesias-jpg

La foto que acompaña a este texto está tomada en Vistalegre y en ella puede observarse cómo dos machos ibéricos heteropatriarcales y, si me descuido, capitalistas, someten a las mujeres que están a su alrededor arrebatándoles el poder y la palabra y señalando con el espacio que dejan entre huevo y huevo quién manda ahí. Ellas, sumisas, cruzan las piernas en un lenguaje no verbal que indica que están totalmente de acuerdo con el poder que emana de los machos de la tribu, los responsables de cazar el mamut para ellas luego cocinarlo. El de la derecha no ha llegado todavía a la edad adulta, es por eso que tiene un cruce híbrido entre mujer y casi macho ibérico.
Ahora en serio.

Lo han vuelto a hacer. Aquellos que siempre tienen la verdad (su verdad) por delante. Aquellos (y aquellas) que, en nombre del feminismo (un feminismo que se han inventado a su imagen y semejanza ideológica), vuelven a decirnos a las mujeres cómo debemos pensar. Y ojo como te salgas del mapa. ¿Les recuerda a algo? Hasta hace bien poco los maridos les decían a las mujeres qué debían pensar. Como ahora ningún marido se atreve, por la cuenta que le trae, a decirle a su mujer qué tiene que opinar y como la iglesia ha dejado también de ejercer ese poder, alguien tenía que recoger el testigo y he aquí que quienes lo han recogido son aquellos que están detrás de campañas de lo más agresivas, populistas y, por supuesto, siempre cursis y con “palabros” grandilocuentes.

En realidad es todo uno. Es una ideología a la que no me atrevería a ponerle nombre pero que tiene en común el odio a determinados conceptos como todo lo que sea conservador, salvo cuando se tire de lo que se ha hecho toda la vida para defender aspectos tribales, todo lo que huela a religioso pero que hunda sus raíces en lo cristiano, el islam, por ejemplo, les parece un ejemplo de tolerancia cuando es, y esto lo ve hasta un ciego, la religión que más somete a la mujer. En fin es todo esto un cúmulo de despropósitos que, de no ser porque cada día conquistan más batallas (de idiotez la mayoría), solo me provocarían la risa.

Yo soy feminista. Y lo declaro aquí y en Sebastopol. Y para mí el feminismo es la ideología que lucha por defender los derechos de las mujeres así como sus obligaciones, exactamente iguales a los que los hombres tengan. Una lucha todavía, por desgracia, muy necesaria. Eso es el feminismo sin más artificios. Todo lo que se le pone de ideología después es mentira. El feminismo no es de derechas ni de izquierdas, ni ateo ni creyente. Lo que seguro que no es, es musulmán, o al menos no de buen musulmán. Tampoco tiene por qué ser ecologista (aunque ser ecologista siempre es bueno), ni tiene que ser monárquico ni republicano ni gustarle los toros o detestarlos. Todo lo que “ajunta” al feminismo y que, curiosamente está escorado a la izquierda, es falaz.

Una feminista no tiene porqué llevar pantalones hippies ni traje de chaqueta. Ni tiene que votar a Podemos o al PP. Una feminista puede estar casada o soltera. O divorciada, o practicar el poliamor o ser lesbiana. O ser de misa diaria. El feminismo no es propiedad de nadie en exclusiva y lo es de todos. El feminismo es como la cultura, pertenece a todos por mucho que buena parte de la izquierda se crea que solo ellos son los que leen. A lo mejor son los que más dan el coñazo con que leen que es diferente.

El feminismo, por tanto, está sobado. Tan sobado que muchas mujeres (que no lo han reflexionado mucho, por cierto) creen que ser feminista es un horror. También estas son de traca. Pero parte de la culpa la tienen las odiadoras profesionales de los hombres. Que existen. Y ven machismo en todas partes.

Son las que vertebran discursos llenos de odio hacia los hombres. Algunas incluso han parido machos. No sé qué les van a explicar cuando crezcan. Ven patriarcado por todas partes y sí, el patriarcado existe, es una evolución desde que existimos que tendremos que modificar en muchos aspectos. Pero no basándonos en el odio.

La última mamarrachada ha sido el Manspreading o despatarre. Curiosamente el término en inglés hace referencia a que el hombre se siente con las piernas abiertas. De la mujer no dice nada. Y créanme si les digo que muchas mujeres se sientan así, específicamente las que tienen una barriga prominente. Yo estoy ahora embarazada y ya tengo una barriga grande que me impide, por ejemplo, cruzarme de piernas. Creo que las personas que se sientan con las piernas abiertas es porque carecen de modales. ¿Nunca se han fijado que una famosa televisiva que por su hija mata siempre se sienta así?

Sí, a mí me molesta muchísimo que alguien se siente así a mi lado. Como también me molestan los que hablan en alto con el móvil, los que estornudan con un ruido insoportable, los que escupen en medio de la calle, los que no dejan sitio para sentarse a las personas mayores o mujeres embarazadas, los que empujan para salir antes del metro, los que se cuelan en el súper, los que hablan en alto a tu lado en un restaurante, los que hacen preguntas incómodas, los que siempre te dicen la verdad o lo que opinan sin que tú les hayas pedido opinión sobre algo que te concierne…en fin me molesta sobremanera la falta de modales y la mala educación. Y esto no exclusivo de los hombres. Esto no va por barrios. Esto afecta a hombres y mujeres por igual. Por lo tanto pretender que eso sea machismo o micromachismo es de coña.

El problema, sin embargo, no es que unas cuantas piensen así, el problema es que no estar de acuerdo es considerado casi como una ofensa a la patria. Y he ahí donde viene el problema, que ya muchos y muchas andan acojonados y medio se esconden no vaya a ser que les caiga la del pulpo por no seguir las mamarrachadas del político políticamente correcto de turno. Y este virus también afecta a los que se denominan conservadores que, temerosos de ser tachados de machistas, fachas, o no sé sabe qué más adjetivos descalificativos, hacen lo que sea, incluso decir que el rey está vestido incluso cuando es claro y notorio que está desnudo.

Y ahí estamos. Metidos de lleno otra vez en una dictadura, esta vez ideológica que no te lleva a la cárcel (de momento) pero que sí te puede llevar al ostracismo social, hacerte perder trabajos, amigos…O piensas cómo yo te digo o estás metida de lleno en el movimiento heteropatriarcal, o no estás empoderada o no estás sororizada, o no sé qué historias más. En realidad, hay que reconocérselo, tienen una labia que paqué .

He conocido a varias así en persona, he compartido con ellas cafés e incluso comidas y después de varias horas de conversación he llegado a la conclusión de que lo que les mueve no es la búsqueda de la igualdad para la mujer sino un odio y un rencor hacia los hombres porque uno les ha hecho un daño terrible y ya van a pagar el resto por ese daño. Es terrorífico.

Lo gracioso de todo ello es que, como casi todos los obsesivos, caen siempre en sus propias contradicciones.

Puedes seguirme en facebook, en linkedin y en twitter

3 thoughts on “El manspreading o el despatarre ideológico

  1. Muy bien explicado Gema.Y enhorabuena por tu proxima maternidad. Yo a veces me siento agredida ideologicamente, por no pensar como piensan los que mas gritan, los que mas son en la mesa en ese momento,o los que piensan como la corriente de moda de ese momento.

  2. En completo desacuerdo contigo Gema, el despatarre no es en absoluto falta de modales, o de educación, ES SIMPLE COMODIDAD. Los hombres Y LAS MUJERES CON PANTALONES, nos sentimos más cómodos despatarrados que con las piernas juntas, aunque ha veces estemos también con las piernas juntas. Como se pudo ver en una foto despatarrada en el metro de la alcaldesa Carmena que iba con pantalones. Eso si, por supuesto, siempre que no haya personas sentadas a cada lado tuyo y puedas molestarlas robándoles parte de su sitio. En ese caso abres las piernas lo justo para no molestarlas. Y eso, por supuesto no tiene nada que ver con la falta de modales o de educación, TIENE QUE VER CON ESTAR CÓMODO que es muy distinto. Y bueno lo de considerar esto machismo o micromachismo, ya se que tu no lo haces, es sencillamente UNA ENORME GILIPOLLEZ DE LAS FEMINAZIS.

  3. Enhorabuena por tu embarazo. Lo de separar las piernas es natural en un hombre.

Comments are closed.