Mala madre no es lo mismo que madre desinformada

sor

Esto de la maternidad se nos está poniendo como los percebes en Navidad y se nos está yendo, poco a poco, de las manos. La maternidad no escapa a la inquisición y dictadura de lo políticamente correcto. Es todo un desastre que ya no tiene ni nombre. El sentido común, ese que campa por los terrenos que no son extremistas, está en la UCI y verdaderamente grave. Es desolador.

Soraya, la cantante, acaba de ser madre. Una semana después de haber parido salió a cenar con su marido y, atención, sin el niño, y la muy incauta lo colgó en las redes sociales (no al bebé, sino la foto del “crimen”). Y ya tenemos la marimorena. Hete aquí que las y los amantes de lo que se tiene que hacer la pusieron a caer de un pingo. Desde luego ella ha hecho mal en entrar al trapo, a la cobra, si no le das de comer, no produce veneno. Cada maternidad debe vivirse como una quiera o como pueda, factor también bastante importante.

soraya_mdsima20170308_0241_36Desde luego contó con todo mi apoyo cuando fue linchada. Solo faltaría. Salir a cenar con quién quieras una semana después de haber parido no es delito, no es nada malo. Malo sería dejar al bebé solo. Pero no es el caso. Estaba, además, con sus abuelos maternos. Mejor cuidado, ¡imposible!

Sin embargo, he aquí el pero, me he comprado la revista Semana porque en la portada sale tal que así: “No soy mala madre

Ese titular y que te digan: cómprame, cómprame, son todo uno.

Vi ahí la portada de la revista clamando al cielo con una declaración propia de los tiempos que vivimos. La muchacha justificándose ante el tribunal de la Santa Inquisición. Memorable.

Al llegar a casa me puse una coca cola aunque confieso haber tenido tentación de haberme servido un gin tonic para enfrentarme a semejante declaración de intenciones. En la semana que se celebraba el día internacional de la mujer, una mujer dando explicaciones de cómo ejerce su maternidad. Para llorar.

sorasyaMe estaba dando hasta pena y me estaba compadeciendo de ella hasta que leo. Atención:

Yo podría ser una de esas malas madres, porque no le estoy dando el pecho. No es que no quiera, es que no puedo porque mi leche no le alimentaba lo suficiente. Mi hija ha nacido de forma natural, pero con epidural, es decir, no he sufrido: soy una mala madre”

Francamente, querida, hacía muchísimo tiempo que no leía en tan poco espacio una mezcla tan rara de conceptos elementales. Y mira que estamos en la era de la información accesible a todo el mundo. En la era donde las asesoras de lactancia regalan sus conocimientos (después de haberse formado y superado un examen oficial y avalado por el Ministerio de Sanidad) ¿Qué les están contando a las mujeres en los hospitales para que salgan y digan tal sarta de tonterías? Es preocupante.

Lo malo no es que Soraya diga esto. Lo malo es que se lo crea. Y, lo peor, que su entrevista la leerán miles de mujeres. Y así no hacemos nada o hacemos poco. ¿Qué imprecisiones tienen estas declaraciones? Muchas. Vayamos por partes.

  • No dar el pecho, igual que darlo, es una decisión. Absolutamente respetable. Lo ideal es que sea de la madre. No es indicativo de ser buena o mala madre. Por lo tanto la primera falacia ya la ha soltado.
  • Hay sectores puristas de lo natural, es cierto, pero ni son todas las que están ni están todas las que son. Yo soy defensora de la lactancia y no de todo lo natural. No soy vegana ni partidaria de no matar a los piojos porque, pobrecitos, sufren. Como yo, miles de mujeres.
  • Es mejor que no caigamos en estereotipos absurdos. Ser defensora de la lactancia es lo mismo que ser defensora de la dieta mediterránea y no del fast food y precocinado. Es de sentido común que la leche de la madre es muchísimo mejor que la de bote. Obvio. Sobran las explicaciones. Y que yo sepa, nadie que defienda la dieta mediterránea es etiquetado como purista de lo natural.
  • La OMS es la que recomienda siempre y a todas horas la importancia de la lactancia materna hasta los seis meses en exclusiva y como complemento hasta los dos años. Como se ha hecho durante miles de años. No es, por lo tanto, una moda. Moda fueron los biberones cuando se crearon.
  • Que los bebés no se mueren por tomar leche artificial ya lo sabemos. Que se crían igual de bien, no. La leche materna aporta nutrientes e inmunidad que la artificial no ha logrado.
  • Decidir no dar el pecho forma parte de la libertad de la mujer y ninguna debería ser cuestionada.
  • Decir que tu leche no alimenta lo suficiente es de las mayores falacias y más extendidas que hay. No existe la leche mala, no existe la leche que es aguada. No existe la leche que no alimenta. Hasta en las peores condiciones como es la hambruna y las guerras, las mujeres han seguido proporcionando leche de auténtica calidad para sus bebés. Lo que sí es de mala calidad es la información y las creencias absurdas y erróneas.

Desde luego no conozco los detalles del parto de Soraya pero dos cosas hay que indican claramente factores que pueden haber contribuido a que su lactancia no fuese un éxito que es muy diferente a que su leche alimente poco.

En primer lugar se ve que el bebé nació con poco peso, unos 2,750 kilos y, dice ella, “se la llevaron rápido“. Cada vez que leo esto me saltan las alarmas. ¿Por qué se llevan al bebé? ¿Alguna indicación médica de gravedad que impidiera a esa cachorra estar donde tiene que estar, es decir, en el pecho de su madre haciendo piel con piel? No parece que la hubiera. De haberla habido, retiro lo dicho. Es de primero de lactancia y de primero de sentido común que para que la lactancia sea un éxito (de querer hacerla y ella por lo que dice, quería) no separarse madre y bebé. La subida de la leche es un mecanismo perfecto que se pone en marcha en cuanto el cuerpo alumbra la placenta y el bebé está pegado a su mamá y la mamá lo huele. Es algo así como mágico, como si se encendiera un grifo como consecuencia de un enamoramiento. Así funciona la lactancia. Por lo tanto separarlos supone el primer paso para cargársela.

Segundo lugar. Dice que tuvo epidural que, por lo tanto no sufrió y que, irónicamente, asegura, “por eso soy una mala madre” De nuevo mezclando ciencia con opinión y bastante sesgada, por cierto. Ponerse o no la epidural no se es buena ni mala madre. Es una decisión muy personal. Lo que sí debería ser obligatorio es que todas aquellas mujeres que deseen ponérsela conozcan perfectamente cuáles son sus ventajas (ausencia de dolor) y cuáles son sus inconvenientes puesto que, como medicamento que es, no es en absoluto inocuo. Las mujeres que no se la ponen ni son unas locas ni mucho menos pertenecen a sectas raras. Generalmente son mujeres muy bien informadas que deciden aceptar ese dolor. Muchas, incluso, especialmente las que se preparan muy bien los partos, pueden incluso ni tener dolor.

Sin embargo ésa no es, ni de lejos, el tema. El tema es otro. ¿Qué pasa si usamos epidural? ¿Tiene consecuencias? ¿Cuáles son estas? La respuesta es clara y contundente. Sí las tiene y una de ellas es interferir, que no evitar o anular, la lactancia. Lo explica muy bien la web Ser mamás.

En la última fase del parto, la madre y el bebé nadan en hormonas de placer, la oxitocina y las endorfinas auqnue también anda por ahí la adrenalina.  Tal y como lo explica Michel Odent se produce el  “reflejo de eyección materno-fetal”, una serie de movimientos reflejos (no conscientes) que hacen que la madre se incorpore casi violentamente y el bebé salga de forma rápida – así al menos lo describe Odent. Este reflejo, y según también Michel Odent, prácticamente no puede observarse en los partos hospitalarios, donde los niveles de adrenalina permanecen muy altos durante todo el trabajo de parto. Por supuesto este reflejo no se produce si la madre está anestesiada.

La adrenalina es fundamental para que el bebé establezca la respiración aérea. Según los expertos, contribuye a cerrar el ductus arterioso y permite que los bebés nazcan muy despiertos.

Para los expertos este estado de consciencia es fundamental a la hora de establecer la lactancia materna. El bebé, en un estado de alerta, repta por el cuerpo de la madre y él solito es capaz de alcanzar el pezón, guiado por el olfato y por el color más oscuro de la areola. Según los expertos en lactancia si el primer enganche se produce así los problemas derivados de mal agarre disminuyen, el primer enganche siempre se hace bien.

Un equipo de médicos australianos ha confirmado que la epidural, que produce bebés que nacen en un estado más aletargado, está relacionada con mayores índices de fracaso de la lactancia. Un estudio realizado en la Universidad de Sidney, concluye que las madres que habían recibido anestesia epidural durante el parto tenían más probabilidades de sufrir lactancias difíciles (grietas, mastitis, menor cantidad de leche, etc) y que eran más susceptibles de abandonar antes la lactancia que aquellas que habían optado por otro tipo de métodos para controlar el dolor.

Por lo tanto y si nos atenemos a cuestiones científicas y no ideológicas, es fácil presuponer con los datos que ella misma ha dado, que tenía ya de entrada condiciones adversas, que no imposibles, para tener una lactancia exitosa. Otro dato, este sí que no puedo contrastarlo. En el reportaje sale ella en la habitación de su hija donde está colocada su cuna. No se sabe, no lo explica, si el bebé duerme ahí o con su madre. Si lo hace ahí, entonces ya es prácticamente imposible que haya una lactancia. 

Todo lo que quiero decir en este escrito es lo siguiente. Que Soraya tiene derecho a hacer lo que quiera, dar pecho o no, ponerse epidural o no, dormir con su bebé o no. Pero que no diga que no le da el pecho porque su leche no alimenta. Es que con todo lo dicho hasta ahora lo raro sería que hubiera logrado una lactancia de las que no dan ni un solo problema. Obviamente, si ponemos palos en una rueda, no la dejaremos caminar. Y eso aún a sabiendas de que todo lo que sea rueda, en teoría, rueda.

Este tipo de desinformaciones hacen un flaco favor a algo tan serio para la salud como es la lactancia. Entre estos ejemplos y que todavía se sigue recomendando dar el pecho cada tres horas y diez minutos en cada pecho (en esos minutos la leche es sobre todo aguada para calmar la sed y luego ya viene la leche con grasa), estamos haciendo un pan como unas tortas.

También dice que tuvo un parto natural. Otro error. Si tiene epidural no es natural. Natural es vaginal y sin instrumentos ni anestesia. Confunde vaginal, por tanto, con natural. También dice que la bebé es la que se tiene que adaptar a ella y no al revés. Bueno, esa declaración es ya para nota. ¿Cómo vas a tener leche haciendo eso? La lactancia, para que funcione, tiene que ser a demanda. En fin es un despropósito detrás de otro. 

Pero el tema se queda en que la han criticado por salir a cenar. Si es que…Soraya,  no eres, ni de lejos, ni por asomo una mala madre, pero estás un poquito mal informada y encima lo cuentas en una revista de máxima difusión.

PD. Un rato después de publicar este post me comentan en un grupo que Soraya se hizo una reducción de pecho lo que dificulta enormemente la lactancia ya que se elimina tejido mamario y se seccionan los conductos. Por lo tanto su lactancia puede ser bastante complicada pero no porque su leche no alimente.

Me puedes seguir en facebook, twitter y linkedin

9 thoughts on “Mala madre no es lo mismo que madre desinformada

  1. Igual me equivoco, pero Soraya creo que se sometió hace tiempo a una operación de reducción de pecho.
    En ese tipo de operaciones se pierde mucho tejido mamario y muchos conductos. Por tanto es muy posible que fuera incapaz de alimentar correctamente a su hija, y sea a eso a lo que se refiera con lo de que su leche no alimenta.
    A veces, hay algunos casos en los que no es posible la lactancia materna exclusiva… Son pocos, pero existen. Y soy una madre totalmente convencida de los beneficios de la lactancia materna, tanto que estoy escribiendo esto con mi cachorrito de 28 meses agarrado a mi pezón mientras echa la siesta, y tan enamorada del tema que me estoy formando como Asesora de Lactancia

    1. Hola María. No, no te equivocas, Soraya se hizo una reducción mamaria, lo he puesto en PD después de haber publicado la entrada. En ese caso, efectivamente, es muy difícil la lactancia pero si ella no dice eso, entonces se entiende otra cosa.

      Un saludo

  2. Por favor, porque siempre se cuestiona tanto el tema de la lactancia y de los partos naturales o no? Y porque no sólo se busca el bienestar de la madre y de su bebe?
    Yo sí conozco muchas madres que han tenido poca leche (No hablo de calidad pero si. Puede pasar. Un bebe que pide mucho y una madre que tiene poco) Yo he tenido mucha leche por ejemplo y me tenia que “vaciar” en la ducha porque me dolía mucho el pecho, a pesar de darle el pecho cada 2h . Es verdad que es un regalo poder hacerlo pero nunca jamás criticaría a alguien por no hacerlo. De la misma manera que yo he dejado la lactancia a los 3 meses porque me sentía esclava de mi niño y de su tiempo. Y si. Lo digo porque es la realidad de muchas madres. Hay que buscar el bienestar de ambos y os aseguro que mi niño que tiene ahora 2 años y medio esta en perfecta salud y muy feliz y yo, muy feliz también. Un beso a todos.

    Y también otras como yo que he tenido leche para aburrir pero decidí a los 3 meses dejarlo porque no quería seguir siendo esclava de mi niño, dándole el pecho cada 2h. Y por eso, nunca jamas cuestionaria si ha sido “bueno” o “malo”. Los niños crecen sanos,

    1. Es que seguimos insistiendo en dar informaciones erróneas. Puede haber poca producción, claro. Pero normalmente es porque ha mediado un biberón de ayudita, un chupete, separación de la madre y el bebé. Todo es una cadena. Por ejemplo, un mal agarre hace que la madre, o la abuela, digan: vamos a darle una ayudita. Y así empezamos la pescadilla que se muerde la cola.

      La producción de la leche, salvo casos muy extremos, es en función de la demanda. Por lo tanto cuando hay poca de esta última desciende la leche. De hecho, una de las mejores maneras de destetar es empezar a intercalar biberones o no dar pecho por la noche que es cuando más se produce. Siempre que una mujer me ha contado que no tenía leche, había un porqué, y siempre era un fallo de este tipo o similar.

  3. Me parece muy poco profesional tu actitud de bloquear mis comentarios porque no estoy de acuerdo contigo ya que por mi experiencia,confirmado por médico y grupo de lactancia,MI LECHE NO ALIMENTABA A MI HIJO,al contrario perdió peso en los 2 meses de lucha con la lactancia. No puedes afirmar algo y betar experiencia en contra a tus afirmaciones,porque a pesar de que no quieras,puede ser así. Seguía tu blog y me ha decepcionado tu actitud hacia mi de sobre manera,te creí más profesional.

    1. A mí lo que me parece es que lees lo que te da la gana y entras de manera muy agresiva a decir cosas que ni siquiera yo he dicho. Saltas a la yugular con que si yo he dicho que es mala madre. Me parece que tu comprensión lectora es tan grave que no merece ni la pena seguir contestándote. Por eso te bloqueé en un grupo, para que no alteremos su buena paz. Me parece perfecto que dejes de leerme. Para entender lo que quieres es bastante mejor así.

      Mira a ver si esa agresividad que te sale no es una especie de disonancia cognitiva. Si no pudiste dar el pecho no te conviertas en una resentida. Di claramente que seguramente fallaron muchas cosas pero no des por hecho que solo un médico puede tener la palabra exacta cuando estudian en toda la carrera una hora de lactancia.

  4. Efectivamente, a mí también me respondieron lo mismo en un grupo de Facebook. Ahora bien, que lo haga difícil no lo hace imposible. De hecho la asociación de perdiatría española explica que se han tratado casos con éxito y que los casos en los que no se consigue son los menos, anecdóticos. Me pone de bastante mala uva todo esto, después de tener que cortar frenillo a mi hija, de llevar un mes con el sacaleches a pleno rendimiento con mi mujer muerta de cansancio que vengan estos sonaos a decir esta sarta de burradas. Lo único que consiguen es que nos tomen por locos a los que nos esforzamos luchando por la lactancia. Deplorable, quema esa revista.

    1. Es muy difícil que una mujer que ha fracasado en una lactancia reconozca que pudo haber algo que hizo mal para que ésta no se diera. Y entiéndeme con hacer mal por ejemplo dar ayuditas con biberones. A veces es cuestión de paciencia. Yo estuve a punto de tirar la toalla al mes porque creía que no tenía leche. Menos mal que me empeñé. El pediatra por supuesto me dijo que no tenía leche y ya me estaba dando las muestras de leche. Pues al final casi un año.

  5. Yo tenía mucha leche con el primero pero él no conseguía sacarla. no tuve asesoramiento y lo dejé a los tres meses. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.