No se pega. Justificar la bofetada no tiene sentido

bofetada--644x362Todas las semanas, desde hace un año, contacto con algún profesional para que me cuente a mí a y los lectores de abc cosas relativas a crianza. A tenor de cuantas personas comparten en facebook y twitter podemos hacernos una idea de lo que le gusta más a la gente. Algunos artículos han funcionado mejor que otros pero lo que pasó este fin de semana no lo había visto yo antes nunca.

Y estoy profundamente decepcionada.

¿Por qué?

Porque el artículo, entrevista, del pasado sábado, éste, explicaba por qué la “bofetada a tiempo” no es educativo. Y lo hacía Olga Carmona, una psicóloga especialista en psicoterapia y psicopatología infantil y miembro de la cada vez más famosa corriente la pedagogía blanca. Pero es que me da igual, podría haberlo respondido cualquier persona con sentido común. Se me hace extremadamente difícil creer que siga existiendo gente que justifique la bofetada. ¿Cómo es posible que la gente siga pensando que la violencia es un buen método? Tienen razón cuando dicen que bueno, que no es lo mismo dar en el pañal que dar una bofetada en la cara. ¡Claro! Son distintos niveles de violencia pero es que no son maneras tampoco. ¿Por qué? Porque te acostumbras (el adulto) a usar como método disuasorio. Los niños no son manipuladores, son niños. Un niño de dos años no puede ser manipulador. La manipulación requiere una inteligencia emocional de la que ellos carecen a esas edades. Quieren salirse con la suya como queremos los adultos y no lo hacemos porque nos debemos a nuestras obligaciones. No suena el despertador y no queremos levantarnos así que lo hacemos malhumorados, no lloramos pero puede que sí tengamos frustración y la paguemos con el conductor de delante.¿Nos tiene que dar entonces nuestro marido/mujer un bofetón a tiempo?

¿De verdad que no podemos encontrar mejores métodos para que un niño nos respete? los niños tienen claros desde que nacen que sus padres son su referente. Si les enseñamos la bofetada eso es lo que harán en un futuro. Y los gritos. Idéntica solución. ¿De verdad hay gente que piense en serio que gritando a los hijos se consigue más? ¿Alguien encuentra algo de fascinante en el discurso de una famosa rubia de la tele que cada vez que no se sale con la suya, grita?

Acuclillarse a hablar, a tranquilizar a tu hijo, a enseñarle a hacer las cosas porque así es como se hacen es mucho más “coñazo” que dar un bofetón. Pero los resultados, a corto y largo plazo, son mucho más eficaces.

En cuanto a los límites. Yo sí pongo límite a mis hijas. A cada instante de su vida los tienen. De lunes a viernes los límites son. Para empezar (hablo de la mayor, la pequeña tiene un año y es un bebé) tiene que levantarse para ir al cole. Cuando llega a casa, va una hora al parque, a las 6 y 30 se baña, a las 7,15 juega y a las ocho se va a dormir. Y el tiempo que le queda entre cenar y dormir (sólo ese tiempo) ve la tele. Y protesta, y se tira en el suelo y llora y patalea. O mejor dicho, lo hacía. Porque poco a poco ha ido dejando de hacerlo porque a medida que crecen van entendiendo. O se ha resignado pero es que eso también es necesario porque en la vida tenemos obligaciones. Por ejemplo detesta llevar el cinturón de seguridad en el coche pero hay que llevarlo. Y llora y patalea. Y más de una vez he tenido que parar para ponérselo. O quedarnos sin arrancar hasta que se le pase. ¿Y cuál es el problema? ¿Qué soluciono dándole una trota? ¿Que llore todavía más? ¿Que se quede con ese recuerdo? No lo veo.

Y obedece. Y dice hola, incluso dice bon jour porque va a un cole francés. Y dice por favor y gracias (en francés, también) Y en su cole tampoco les gritan. Mucho menos les pegan. Y les hablan bajito, con pedagogía de la buena. ¡Y les funciona! Y les lleva funcionando sesenta años su modelo educativo. Y por cierto, es que la buena educación no sólo es eso, saludar y dar las gracias. La buena educación es también ser amable con los demás, no ser agresivo, tener empatía, ser compansivo. Y esas cosas no se enseñan el colegio sino con el buen ejemplo.

Y tiene más límites. Si se porta mal no ve la tele. Y no cedo. Y se va a la cama suplicando que quiere ver la tele. Pero no cedo. Y le doy muchos besos y me pide perdón y le digo que claro que sí que la perdono pero que ese día la tele ya no la ve. Y poco a poco va comprendiendo. Y yo, como todas las madres del mundo, tengo miles de defectos y dos veces en mi vida se me escapó el azote en el culo y me sentí lo peor porque eso es como cuando pierdes la calma en el trabajo y arruinas una buena trayectoria. Pero aquí además con el agravante de hacerlo con tu hijo.

Luego por otra parte también estoy decepcionada con los comentarios en otros foros sobre gente que no defiende el cachete (como yo) pero que actúa con suma agresividad hacia quién no piensa como ellos. Y entonces hace acusaciones tan infantiles como que “el periódico es conservador” ¿Entonces eso quiere decir que la gente de ideas más de izquierda no pegan y los de más hacia la derecha, sí? ¿Y eso de dónde se lo sacan? ¿De algún manual de pensamiento político contemporáneo? O decir de la autora (servidora) que es del Opus Dei (ni lo soy, ni lo he sido, ni mi familia lo es ni lo ha sido, he estudiado en la Universidad de Navarra pero por su prestigio no por su confesión) Rotundamente falso y si lo fuera, ¿eso me coloca es defender la bofetada? ¿Esa gente de verdad en qué está interesada? ¿En seguir defendiendo que los niños sean criados sin bofetadas o en generar guerras hasta ahora inexistentes?  ¿Es posible predicar la paz a través de la guerra? Lo dudo bastante.

¿Qué queremos ser para nuestros hijos el día de mañana? ¿Cómo queremos que nos recuerden?

Puedes seguirme en facebook y twitter

PD. Y que me critiquen quienes si la defienden. También se defendía antes pegar palizas con cinturones a los hijos (con las hebillas) Se han dejado de defender muchas cosas ahora impensables y todo comenzó con resquemor por parte de la sociedad a dejar de hacerlo. Pero así se avanza

 

Tagged ,

3 thoughts on “No se pega. Justificar la bofetada no tiene sentido

  1. A los niños pequeños no se les debe pegar, pero nadie está libre de perder los nervios alguna vez. Por otra parte, pretender que viven en un mundo sin violencia es una utopía. En el colegio las agresiones están al orden del día. Ya desde la guardería se pegan por los juguetes. La vida real es así y no tiene sentido negarlo, aunque tampoco fomentarlo.

  2. Y no sólo esto… también aquello de -NO SE PEGA… pero si a ti te pegan, TÚ PEGA TAMBIÉN, no vaya a ser que no sepas defenderte-.
    Cada vez que alguien le dice esto a mi pequeño echa por tierra toda mi ardua de labor de enseñarle que pegar/morder/empujar no es una opción. Y yo me pregunto, ¿cómo luchar contra este tipo de actitudes tan extendidas? Me surgen miles de dudas y miedos acerca de si con el hecho de decirle que él diga al niño que le pega, solamente NO, realmente le estaré convirtiendo en un ser débil…o si cuando le riño y me enfado muchísimo con él si él también lo hace, no le estaré creando algún tipo de trauma…
    Y si alguna vez algún pequeño le ha dado un bofetón a mi gordito, que solo quería jugar … (ayer mismo en el teatro) me he sentido fatal, claro está, y me hubieran dado ganas de muchas cosas… pero es evidente que no es ni la solución, ni el ejemplo. Eso sí, en ocasiones se agradecería un poquito más de rigurosidad por algunos padres cuando ven este tipo de comportamientos y no solamente aquello de "no le pegues, que es pequeño…"
    En fin, miles de dudas con un tema particularmente difícil y complicado y que es fundamental teniendo en cuenta que estamos hablando de educar a los hombres y las mujeres del mañana.

  3. Al menos las personas civilizadas no pegan nunca a nadie. ¿Cómo puedes pegar precisamente a los niños, a los seres más débiles y que más merecen tu respeto y tu protección…? Y precisamente a tu propio hijo, cuando eres tú quien le tienes que proteger. Carlos Gonzalez ( Pediatra)

    Estas palabras resumen mejor que nada lo que se debe hacer. Pegar a los niños no tiene color político. Por favor

Comments are closed.