Los segundos hijos…¿más espabilados?

hermanasNo hace falta que jure que los segundos hijos son más segundones. Literal. Y quizás por esa “terrible” circunstancia se espabilan antes. Sólo tenemos que ver la cantidad de entradas que le dedico a Doña Tecla y a la pobre Mofletes Prietos ná de ná. ¡Pobriña! Si supieran ustedes lo graciosa que es. Porque lo es un rato largo. Le queda un mes y unos días para alcanzar el año y ya sabe hacer todas las monerías que hacía su hermana con unos cuantos meses más. Consecuencias de ser la segunda. Como te hacen menos caso te espabilas antes. ¿Que no viene tu madre a tiempo para ponerte el chupete? Tranquis todos que ya he aprendido yo. ¿Qué me dejáis aquí sola? Espera y mira como sé subir las escaleras de la casa si tu ayuda….ah y sin barreras, tú tranquila mamá que como soy la segunda no me caigo (momento sentimiento de culpa por no haber ido a comprar las dichosas barreras) ¿Qué no me das de comer a tiempo? Ah no pasa nada que yo me pongo de pie y llego allí donde se huela la comida, total, como todo lo que sea comestible me gusta…¿que me despierto y no me das el biberón, traquila tronca que ya me lo sé beber yo…

Si pudiera hablar Mofletes Prietos eso es lo que diría. Ni más ni menos. Es una pacífica de serie pero como buena escorpio que es como le toques las narices te la encuentras de frente y bien de frente. Eso sí, mientras le des una galleta or something like that, no problem boddie, así es ella. Entre sus aficiones, además de comer stupendamente bien (para regocijo de sus dos abuelas a partes iguales), gusta de gatear por toda la casa y meterse en lugares extraños. Hacer el mono en ella es literal y si no lo entienden me comprenderá enseguida. Domingo por la mañana momento de vestirlas. Estaba con Doña Tecla y Mofletes Prietos en el suelo a su libre albedrío mordiendo algo…lo que pille. Y de repente que no la veo. La puerta de la habitación está cerrada y debajo de la cama no hay espacio (son de esas camas que tienen cajonera bajo el somier). ¿Dónde esta? Ya a punto de infarto escucho el inconfundible tequelequetequelequele…y ahí estaba ella, en el suelo del armario con un pie anclado en una cesta y el otro en otra haciendo el espagar y a punto de caerse hacia atrás…o hacia delante…nunca lo sabremos porque se estaba balanceando cosa fina.

Otra de sus aficiones es tocar todo lo que contenga botones. Y llevárselo a la boca. Pero lo mejor es que ya habla. Sí, sí, y ahora por fin me toca hacerme la madre pavo real porque tiene una hija superdotada (o eso es lo que nos creemos todas) Porque ya dice hola, adiós y papá. Ah y si le dices clap your hands toca las palmas. ¿Lo ven? Me ha salido palmera políglota…si es que….para que luego digan los segundones.

 

Puedes seguirme en twitter y en facebook

 

Tagged ,

2 thoughts on “Los segundos hijos…¿más espabilados?

  1. Po que suerte! A mi me tocó una segunda, lloro que te lloro y si no me coges, lloro más y si me despierto y no estás lloro y si quiero teta, lloro y no me muevo de la cuna de colecho pq mola más que te incorpores tu y te saques la teta. He dicho.

  2. Po que suerte! A mi me tocó una segunda, lloro que te lloro y si no me coges, lloro más y si me despierto y no estás lloro y si quiero teta, lloro y no me muevo de la cuna de colecho pq mola más que te incorpores tu y te saques la teta. He dicho.

Comments are closed.