Sobre niños y otros cachorros

Mi marido se crió entre perros. No se confundan, no es que haya crecido tal Mowgli. Es que a sus padres les gustaban (y les sigue gustando) tener perros en casa. El caso es que el señor esposo mío se conoce al dedillo el comportamiento de los perros. Y siempre dice que los niños hasta más o menos los tres años se comportan como los perros.

La primera vez que lo oí decir eso comparando a doña Tecla con un can casi le atizo con el rodillo en la cabeza pero poco a poco me ha ido convenciendo de que, efectivamente, no serán iguales pero se parecen mucho. Y para que vean que no se me va demasiado la cabeza ahí les pongo varios ejemplos. Luego ustedes me dicen si sus “cachorros” hacen esto o es que mi hija, efectivamente, en otra vida fue perro.

  • Cuando los llamas, salen en dirección contraria
  • Si te pones a correr detrás de ellos les entra la risa floja y se creen que estás jugando aunque les estés evitando cruzar la m 30
  • Esconden las cosas debajo de los lugares más insospechados (los perros tienden a esconder los huesos, los niños, sus juguetes, es decir, ambos esconden sus posesiones más preciadas)
  • Sólo quieren jugar. A todas horas, siempre
  • No entienden la palabra “espera”
  • Lo que más les gusta es que los cojas y les hagas cosquillas
  • Tú eres su máxima referencia y modelo pase lo que pase

Y podría poner más pero ahora no me vienen a la cabeza. No quiero yo ofender a nadie con esto, simplemente es que debe de ser cierto y seguro que algún estudio lo corroborará. Al tiempo. Y me he decidido a escribir este post porque estoy entre bastante cabreada y mucho porque ayer, Doña Tecla, decidió, vaya usted a saber el motivo, que quería esconder el mando de la tele. Y casi 24 horas más tarde seguimos sin encontrarlo. Ella es consciente de que sí, de que lo ha escondido pero no puede recordar dónde. Así que hemos vuelto a los setenta y para cambiar de canal tenemos que levantar el culo y hacerlo de manera manual.

Puedes seguirme en twitter y en facebook

 

Tagged , , , , ,

10 thoughts on “Sobre niños y otros cachorros

  1. Si, es cierto, yo hacía la misma comparación. Necesitan cuidados básicos, alimentación, higiene, sacarlos a pasear y mimos. No son tan distintos. Ahora con 3 años y medio empiezo a verla más personita, pero desde luego que el primer año no veía demasiada diferencia entre criar un niño y un cachorrillo… era tan básica como podía serlo una cría de animalito.
    Espero no escandalizar a nadie…

  2. Si, es cierto, yo hacía la misma comparación. Necesitan cuidados básicos, alimentación, higiene, sacarlos a pasear y mimos. No son tan distintos. Ahora con 3 años y medio empiezo a verla más personita, pero desde luego que el primer año no veía demasiada diferencia entre criar un niño y un cachorrillo… era tan básica como podía serlo una cría de animalito.
    Espero no escandalizar a nadie…

  3. Jajaja no te falta razón. Nunca me había dado por comparar a niños con perros pero quizás la explicación está en que los perros son niños eternos 😉

  4. Jajaja no te falta razón. Nunca me había dado por comparar a niños con perros pero quizás la explicación está en que los perros son niños eternos 😉

  5. A mí siempre me gustaron más los perros que los niños, hasta que tuve los míos propios. Los cachorros son más agradecidos.:) Un saludo.

  6. A mí siempre me gustaron más los perros que los niños, hasta que tuve los míos propios. Los cachorros son más agradecidos.:) Un saludo.

  7. Mi marido también ha tenido siempre perros. En cuanto nos mudamos a las afueras me convenció para traer uno a casa (una pastor alemán: Rita). La recojimos en la protectora de animales siendo cachorro, con apenas 3 meses. Y, estoy contigo, en que es como un niño. Para empezar, nos trajo mucha alegría a casa.

    En mayo de este año hemos sido papás. Todavía no puedo decir que María tenga comportamientos perrunos ya que sólo tiene 2 meses (bueno, coincido en el punto “lo que más les gusta es que los cojas y hagas cosquillas. Por no mencionar todos los hábitos y necesidades fisiológicas, en los que también coinciden); si bien Rita, la perra, con 17 meses es infantil total. ¡Hasta está teniendo celos con la llegada de su “sister”!

    Precisamente hice un post sobre este tema en el blog que sigo para amigos y familia. Dejo el link, por si fuera de interés:

    http://diariodeunospapisprimerizos.blogspot.com.es/2013/06/bebe-vs-perro.html

    Un saludo a tod@s y enhorabuena Gema por tu blog. Sigo tus artículos con mucho interés.
    Laura

  8. Mi marido también ha tenido siempre perros. En cuanto nos mudamos a las afueras me convenció para traer uno a casa (una pastor alemán: Rita). La recojimos en la protectora de animales siendo cachorro, con apenas 3 meses. Y, estoy contigo, en que es como un niño. Para empezar, nos trajo mucha alegría a casa.

    En mayo de este año hemos sido papás. Todavía no puedo decir que María tenga comportamientos perrunos ya que sólo tiene 2 meses (bueno, coincido en el punto "lo que más les gusta es que los cojas y hagas cosquillas. Por no mencionar todos los hábitos y necesidades fisiológicas, en los que también coinciden); si bien Rita, la perra, con 17 meses es infantil total. ¡Hasta está teniendo celos con la llegada de su "sister"!

    Precisamente hice un post sobre este tema en el blog que sigo para amigos y familia. Dejo el link, por si fuera de interés:

    http://diariodeunospapisprimer

    Un saludo a tod@s y enhorabuena Gema por tu blog. Sigo tus artículos con mucho interés.
    Laura

  9. Nosotros somos de gatos, tenemos 2 y he de decir que son más obedientes que mi niña jajajajajajaja. Las pobres son muy buenas, se dejan toquetear, ‘acariciar’, coger del rabo… son como peluches vivos para ella… me encanta!

  10. Nosotros somos de gatos, tenemos 2 y he de decir que son más obedientes que mi niña jajajajajajaja. Las pobres son muy buenas, se dejan toquetear, ‘acariciar’, coger del rabo… son como peluches vivos para ella… me encanta!

Comments are closed.